top of page

Extorsionistas le exigían 1.000 millones a comerciante en Tolima


La extorsión es uno de los delitos que más ha aumentado en Colombia en los últimos 10 años. Las bandas delincuenciales especializadas en esta práctica criminal tienen en la mira a comerciantes, ganaderos y empresarios, a quienes les exigen sumas millonarias para no hacerle daño a ellos o a sus familias.


El espacio 'Los Infiltrados', una investigación del periodista Johnatan Nieto, producida y realizada por la Unidad de video de EL TIEMPO, publicó recientemente un reportaje sobre la extorsión de que fue víctima un comerciante en el departamento del Tolima. Le exigían mil millones de pesos, pero lo más impresionante es que uno de los integrantes de la banda era una persona muy cercana a la víctima. Para fortuna del comerciante, el Gaula Militar Cundinamarca capturó a los delincuentes.


La extorsión comenzó con el envío de un panfleto por parte de un supuesto grupo armado ilegal a la víctima. En el escrito había un número celular a la que la persona debía comunicarse lo más pronto posible. Le dijeron que si no llamaba tomarían represalias contra ella, sus familiares o sus locales comerciales ubicados en Bogotá.


Preocupada por las amenazas, la persona llamó a ese número y le exigieron mil millones de pesos.


Sin embargo, el comerciante llamó al Gaula Militar y este decidió hacer un plan para evitar el pago de la millonaria suma y capturar a los extorsionistas. Fue así como con apoyo del CTI de la Fiscalía, interceptaron las llamadas que la víctima sostenía con los delincuentes y establecieron que las llamadas de estos provenían del municipio de Río Blanco, Tolima.


Para evitar ser detectados, los delincuentes se comunicaron con la víctima desde números diferentes, pero aún si pudieron ubicar el lugar de origen de las llamadas.


Después de varios días, el Gaula dio con una de las personas que hacía las llamadas extorsivas y consiguen que se suba a un 'mototaxi' que la lleva al lugar donde pidió, pero previamente pasó por un retén militar, en el cual se le pudo identificar totalmente.


Después comenzaron a hacerle seguimiento a los movimiento de esa persona y establecieron con quienes se reunía. Además lograron hacer fotografías de esas personas y se las mostraron a la víctima, quien identificó a uno de sus extrabajadores, que fue muy cercano a él, pero que salió de su empresa y se fue para el Tolima. También identificó a la esposa del extrabajador.


Así planearon la captura de la banda

Después de identificar a tres de los presuntos extorsionistas, los agentes del Gaula planearon como capturarlos. Para esto, le dijeron a la víctima que siguiera diciéndoles a los delincuentes que no tenía ese dinero y que podía darles una cifra menor. Quedaron en 200 millones de pesos.


Los agentes del Gaula le dijeron al comerciante que les comunicara a los extorsionistas que a él le daba miedo entregar el dinero y que un administrador de uno de sus locales lo haría, pero un agente del Gaula se haría pasar por ese administrador. Los delincuentes accedieron y acordaron que la entrega el dinero sería en el municipio de Ortega (Tolima).


El Gaula diseñó un plan para capturar a los extorsionistas después de recibir el dinero y así lo consiguieron sin que se presentara un intercambio de disparos ya que uno de los delincuentes estaba armado. Después dieron con el autor intelectual de la extorsión, quien resultó ser uno de los mejores amigos de la víctima, quien al identificarlo lloró. "No lo puedo creer", dijo el comerciante en medio del llanto.

eltiempo.com

58 visualizaciones

Comentarios


bottom of page