top of page

Unibagué está de luto por el fallecimiento de Gustavo Zambrano


Pocos años después de empezar a funcionar la Universidad de Ibagué, llegaba Gustavo Zambrano Rodríguez, quien generó recordación y cariño por su profesionalismo, su entrega y la creación de la oficina de Bienestar Universitario.


Fue el primer director de esa dependencia, hasta 2010. En ese tiempo surgió, la Enfermería (1995), según recuerda Doris Helena Gutiérrez, una de las actuales enfermeras, al igual que servicios y grupos con los que aún se beneficia la comunidad educativa.


En 1999, nació el dueto Raíces de Coruniversitaria, hoy denominado Raíces, y en 2002 la Universidad acogió por donación la colección de instrumentos del maestro Alfonso Viña Calderón, hoy convertida en un museo de amplio reconocimiento.


Zambrano promovió las Olimpiadas Deportivas para funcionarios y pensionados, algo en lo que también ponía el alma, sobre todo manifestado en palabras suyas que quedan en el recuerdo de la inauguración y el encendido de la llama en 2010.


“La llama de estas olimpiadas mantendrá el calor, la amistad, la lucha franca y honrada, la sana competencia, la risa y los aplausos, el amor por el adversario, pero, sobre todo, el deseo de ganar limpiamente”, dijo en su momento.


Hoy, tras su fallecimiento a los 73 años, la comunidad de la Universidad rinde un homenaje no solo por esa labor cumplida durante al menos 25 años sino, también, con el soporte en las virtudes humanas que lo caracterizaron.


El actual director de la dependencia, Óscar Javier Molina, cuenta de él que “apoyó a muchos funcionarios. Siempre encontramos el respaldo de un jefe que nos ayudaba a seguir adelante. Era una persona escueta y abierta; hablaba sin filtros, sin protocolos”.


El luto para la familia Zambrano Rodríguez, sobre todo sus hermanos Aura Stella y el maestro César Augusto, se percibe también en los espacios relacionados con el pentagrama nacional, por su apoyo permanente a la Fundación Musical de Colombia y, en específico, al Concurso Nacional de Duetos Príncipes de la Canción.


Se siente en cada espacio y en el alma de quienes lo conocieron, ya fuera en Unibagué o en otros escenarios, en los que dejaba muestra de un extraordinario y particular buen humor, y, en general, en la cultura del departamento.


Sus exequias se cumplirán este viernes 6 de octubre, a partir de las 12:00 del mediodía, en el templo de la parroquia San Judas Tadeo, del barrio Santa Helena (Ibagué).


557 visualizaciones

Commenti


bottom of page