Si no se quiere vacunar contra el COVID, tendrá que firmar negativamente consentimiento informado


Durante el programa de Acción y Prevención, el ministro de Salud, Fernando Ruiz Gómez, respondió a la pregunta sobre qué deben hacer las personas que decidan no vacunarse. Además de advertir que se trata de un escenario desafortunado, ya que vacunarse no es solo “protegerse a uno mismo, sino a las familias”, el ministro explicó que estas personas deberán “ir al lugar donde se les citó para la vacunación, firmar negativamente el consentimiento informado y puede pedir que un profesional le ilustre los beneficios de la vacunación, teniendo una segunda oportunidad para ser vacunado”.


A pesar de que entidades como la Organización Mundial de la Salud ha explicado que las vacunas son seguras, en Colombia no toda la población quiere vacunarse. De hecho, una encuesta realizada por el DANE entre el 9 de noviembre y el 10 de diciembre de 2020, aplicada a 11.000 personas en 23 ciudades, concluyó que un 44,2% no quiere vacunarse contra COVID19.


Ante este escepticismo son varios los expertos que se han pronunciado. Recientemente, la Asociación Colombiana de Médicos Genetistas (Acmgen), por medio de un comunicado, aseguró que “no hay evidencia experimental, ni teórica que indique que las vacunas contra el COVID-19, basadas en adenovirus, causen infertilidad, enfermedades neurodegenerativas, cáncer o ceguera”. También señalo que los biológicos que usan esta tecnología han demostrado en investigaciones anteriores ser seguras.


Las vacunas, además, son consideradas una de las mejores tecnológicas para eliminar y erradicar enfermedades. La OMS estima que los esquemas de vacunación previenen entre 1 y 3 millones de muertes anuales. Un ejemplo que aclara la necesidad de las vacunas, y que es citado en la plataforma Our World in Data, es la viruela. “La viruela fue una vez una enfermedad infecciosa extremadamente común y mortal, pero fue erradicada globalmente en 1977 gracias a la vacunación contra la enfermedad. Es imposible saber exactamente cuántas personas morirían hoy de viruela si los científicos no hubieran desarrollado la vacuna. Sin embargo, las estimaciones razonables están en el rango de 5 millones de vidas por año, lo que implica que entre 1980 y 2018 se salvaron entre 150 y 200 millones de vidas”


Aunque en Colombia no todo el mundo se quiere vacunar, las estadísticas globales frente a la percepción de seguridad frente a las vacunas en general (no solo la del COVID19) apuntan a que las personas las consideran positivas. The Wellcome Trust, una organización que le toma el pulso a este tema a través de encuestas mundiales, reveló que, para el 2018, solo el 7% de los 140.000 encuestados no consideraban las vacunas seguras. En Colombia, según la misma encuesta, la cifra llegó al 11%.

elespectador.com


102 vistas