Rigoberto Urán subió un puesto y es tercero en la general del Tour de Francia


En un día para marcar el paso y estar atentos de cualquier movimiento, y de varias carreras -si así se le quede decir- en la misma carrera, Rigoberto Urán aguantó en el grupo de los más fuertes y escaló un puesto en la general del Tour de Francia luego de llegar décimo en la novena etapa.


El ciclista antioqueño, que hasta tuvo fuerzas de pegar un arrancón en plena llegada a Tignes, ahora está en el podio por detrás de Tadej Pogacar y por el ganador del día, Ben O’Connor, primero y segundo respectivamente.


Durante los 144,9 kilómetros, en los que la lluvia y el frío molestaron al pelotón, Urán siguió su plan, estuvo a rueda y al paso que impuso en un comienzo el UAE Team y después, en el ascenso final, el Ineos de Richard Carapaz.


Sin embargo, cuando a Pogacar le dio por atacar, nadie fue por él, todos lo vieron y entendiendo lo que sucede en este Tour de Francia, que el esloveno está muy fuerte y que ir con él cuando cambia de relación, es imposible, prefirieron cuidarse entre ellos y llegar a toda costa, hacer que la pérdida de tiempo fuera menos catastrófica.


Urán arribó por delante de Nairo Quintana, de gran trabajo (es el nuevo líder de la montaña) y con el mismo tiempo del español Enric Mas, Carapaz y Jonas Vingegaard.


Por ahora las piernas responden en la batalla, la otra batalla, pues en la guerra de todos contra Pogacar el campeón de 2020 lleva la ventaja.


Se viene la primera jornada de descanso, el día para relajarse, pero no para perder la concentración, pues ahora más que nunca repetir lo hecho en 2017 es posible (se ubicó por detrás de Chris Froome).


Urán, el hombre de la regularidad, puede ser el mejor en el otro Tour de Francia, el que no cuenta con Tadej Pogacar, quien parece no tener rivales.

elespectador.com

86 visualizaciones