top of page

'Padres' de la Constitución de 1991 no ven viable la propuesta del presidente Petro



Durante una intervención en el barrio Puerto Resistencia, en Cali, el presidente Gustavo Petro abrió la puerta para que se convoque a una asamblea constituyente ante el estancamiento de la agenda de reformas del Gobierno (salud, pensional y laboral).


"Si las instituciones que hoy tenemos no son capaces de estar a la altura de las reformas sociales que el pueblo, a través de su voto, decretó, ordenó, mandó, no es el pueblo el que se va arrodillado hacia su casa derrotado. Son las transformaciones de esas instituciones las que se tienen que presentar. No es el pueblo el que se va, es la institución la que cambia. Esa es la historia de la democracia", destacó Petro.


La propuesta ha sido el detonante de múltiples reacciones desde diferentes frentes que han cuestionado las declaraciones del primer mandatario, incluyendo las de algunos de los llamados 'padres' de la Constitución Política de 1991.


En concreto, se trata de Antonio Navarro Wolf, exgobernador de Nariño y exmiliante del M19, y el senador y exvicepresidente Humberto de la Calle, quienes participaron de la elaboración de la Carta Magna del país.


A través de su cuenta de X, Navarro Wolf aseguró que "no luce necesaria una nueva Asamblea Nacional Constituyente en estos momentos".


Por su parte, De la Calle emitió un comunicado en el que expresa las razones por las que considera que los argumentos del jefe de Estado para convocar a una constituyente son débiles.

"La causa que alega el Presidente es la imposibilidad de cumplir la Constitución, según su propio dicho. El argumento es débil. Si fuese cierto, no es la Constitución la que hay que cambiar, sino la forma de gobernar", indicó.


Y agregó que "la Constitución no es lo que el Presidente quiere que sea. Ella contiene pesos y contrapesos. Lo que ha fallado es la capacidad del gobierno de conducir el país dentro de un esquema de búsqueda de acuerdos razonables. La debilidad del argumento hace temer que se trate más bien de una cortina de humo. El más grave problema nacional es la inseguridad y la pérdida de control territorial. Eso exige una estrategia, no un cambio constitucional. Además, quien garantiza que en estas circunstancias el resultado sea regresivo y que se pierdan avances importantes".


El senador también mencionó que para aprobar una Constituyente se requiere una ley y dos convocatorias al pueblo. En ese sentido, señaló que el Congreso está listo para dar el debate respecto a esta iniciativa.


Otra de las voces que se pronunció frente al tema fue la del exministro de Justicia, Juan Carlos Esguerra, quien señaló: "una constituyente para qué, lo que en principio parece que el Presidente pueda sacar adelante sus proyectos. ¿El presidente quiere volverse legislador? Eso no tiene sentido. La voluntad del pueblo se representa en el Congreso. Si el Congreso la aprueba o no lo hace en representación del pueblo. La primera pregunta sería una constituyente para qué, no puede ser".

35 visualizaciones

Comments


bottom of page