Oficial de policía sería quien disparó contra joven en Ibagué.


La Fiscalía General de la Nación reveló este miércoles que el proyectil que acabó con la vida del estudiante Santiago Andrés Murillo Meneses fue disparado por Jorge Mario Molano Bedoya, mayor de la Policía Metropolitana de Ibagué.


“Se estableció con elementos probatorios que el disparo es producido desde el lugar donde se ubicaba el oficial mayor Molano Bedoya, quien sin ninguna situación o amenaza que ameritara el uso de la fuerza al extremo, dispara contra la humanidad de Santiago Andrés Murillo”, dijo la Fiscalía Delegada de la Unidad de Vida.


Las revelaciones se dieron en medio de la audiencia virtual de conflicto de competencia que realizó el Juzgado Octavo con Función de Control de Garantías. La audiencia se realizó para definir si este caso debe ser competencia de la justicia ordinaria o de la Justicia Penal Militar.

La muerte del joven de 19 años, nacido en Ibagué, ocurrió en la noche del primero de mayo anterior en medio de las protestas del paro nacional que congregaba a un número elevado de personas en la carrera Quinta con calle 60 de Ibagué.


En la audiencia se confirmó que el oficial, quien fue capturado junto al teniente Andrés Parra, la noche de las protestas se encontraba ubicado al frente de la librería Panamericana desde donde impactó con su arma de dotación a Santiago Andrés Murillo que transitaba a pie por la otra acera de la carrera Quinta con calle 60.


La Fiscalía dijo que manifestantes lanzaron piedras a la policía y a la librería Panamericana por lo que esa situación fue conocida por el mayor Molano y el teniente Andrés Parra, quienes se ubicaron en la calle 60 con carrera sexta “pero al notar esa situación desenfundan sus armas de dotación y hacen detonaciones, en un primer momento, contra el piso y al cielo para disipar la concentración”.


Agrega que el mayor Molano se trasladó a la carrera Quinta pero en ese momento se aprecia a unas 3 a 5 personas que se desplazaban hacia la marcha “y una persona de sexo masculino que caminaba solo y despacio por la acera peatonal del carril bajando”.


“En ese momento y cuando esta persona inicia el cruce del primer segmento del puente de la calle 60 bajando, se observa que es impactado en el lado izquierdo de su cuerpo por un proyectil de arma de fuego y corre y se desploma a unos 3 metros, estableciéndose con elementos probatorios que el disparo es producido desde el lugar donde se ubicaba el mayor Molano quien sin ninguna situación o amenaza que ameritara el uso de la fuerza al extremo dispara contra la humanidad de Santiago Andrés Murillo”, dijo la Fiscalía.


También se estableció que, una vez se escucha la detonación del arma de fuego, quienes transitaban a pie se devuelven e increpan al uniformado a quien le solicitan ayudar al lesionado “lo que fue desatendido principalmente por el oficial a cargo”.


Malherido el estudiante fue atendido de manera eficiente en la clínica Nuestra pero luego de 28 minutos se declara su fallecimiento por lesión en la región pectoral izquierda con lo que el proyectil ingresa a la cavidad torácica con herida cardíaca, lesiones pulmonares y fractura del húmero derecho.


Luego de los hechos el mayor y el teniente se desplazaron hacia el CAI norte y en la madrugada del 2 de mayo se presentaron en la sede de la Fiscalía en Ibagué. Días después, el 11 de mayo, un Juzgado Penal Militar ordenó sus capturas.


La Fiscalía también dijo que el joven no generó ningún acto en contra del uniformado que esa noche estaba a 80 metros de distancia y los separaba una avenida de 2 carriles.


“La víctima iba solo, a pie, y es alcanzado por el proyectil disparado por el oficial de manera directa generando una lesión en el tórax”, aseguró el ente acusador.

eltiempo.com


304 vistas