top of page

Norte de Santander triunfó en una noche de fantasía llena de color, talento y elegancia


La embajadora de Norte de Santander, Valentina Alvernia Sánchez, fue la ganadora de la noche de fantasía del Encuentro Nacional del Folclor, que se llevó a cabo en el Coliseo Mayor. Los centenares de asistentes, entre ellos los acompañantes de las 18 candidatas, disfrutaron de un espectáculo cargado de color, elegancia y música.

El traje que lució Valentina fue considerado por el grupo de jurados como el más creativo, elegante y con el mejor diseño. La joven candidata de 18 años y estudiante de comunicación social, se destacó entre sus compañeras con un traje denominado ‘La Ocañerita’.


“Quise reflejar esa elegancia, no solo de la mujer ocañera, sino también de la nortesantandereana, con mi traje artesanal. Elegí contar la historia de un grano tan importante como es el café que, entra por primera vez a nuestro país por Salazar de las palmas”, aseguró la joven embajadora.


Otros trajes que se destacaron durante la velada y que se ganaron la ovación y admiración del público, fue el de la señorita Caquetá, que destacó la biodiversidad de nuestra Amazonía; Córdoba, con el emblemático sombrero vueltiao, y Tolima, que destacó la silueta de la embajadora con un traje multicolor de palma real y una sombrilla que denotaba elegancia.

Tatiana Sánchez, señorita Tolima y anfitriona del Encuentro Nacional del Folclor, invitó a los habitantes de la ciudad y a los turistas, para que no se pierdan los eventos más importantes del San Pedro, como el Desfile Nacional y la noche de elección y coronación.


“A ustedes que nos oyen hoy, a propios y turistas, los queremos invitar muy cordialmente a que no se pierdan de ninguna de las actividades de este Quincuagésimo Festival Folclórico Colombiano, porque Tolima soy yo, Tolima es folclor, es cultura y Tolima somos todos”, afirmó Tatiana.


Durante la noche de fantasía, las siete integrantes de Enkelé le pusieron sabor y ritmo al encuentro folclórico, con sus bullerengues y cumbias. El sonido contagioso de los tambores y las maracas propias del Caribe, cautivaron al público que las acompañó con las palmas y baile.

25 visualizaciones

Yorumlar


bottom of page