MinSalud pide aplazar paro del 28 de abril ante situación crítica del país por tercera ola de covid.


El comité asesor para la respuesta de la pandemia, en cabeza del Ministerio de Salud, hizo un llamado a la solidaridad de los convocantes del paro nacional del 28 de abril, para aplazar durante algunas semanas las manifestaciones programadas para esta fecha, con el fin de evitar un incremento mayor en las muertes y decesos en medio de la tercera ola de covid-19.

“En este marco, el Comité reitera su llamado a todos los sectores de la sociedad a mantener las medidas de autocuidado y de cuidado por el otro para enfrentar la pandemia, reconociendo la responsabilidad compartida entre individuos, colectivos sociales e instituciones de gobierno, especialmente ahora cuando enfrentamos una tercera ola de mayor transmisibilidad, con un gran impacto en el sistema de salud”, manifestó Julián Fernández Niño, director de Epidemiología del Ministerio de Salud.

Asimismo, el funcionario señaló que actualmente varios territorios están experimentando un incremento en el número de casos y defunciones por covid-19, como sucede en Barranquilla, Santa Marta y Medellín, entre otras, y que esto tiene efectos sobre los servicios de salud, ocasionando un incremento de la transmisión del virus, así como el impacto en la mortalidad y “sufrimiento humano en la pandemia”.


“Debemos actuar consecuentemente en todo el territorio nacional para mitigar el impacto de esta tercera ola, manteniendo las medidas y adoptando comportamientos que protejan la salud”, agregó el director.

Por ello, también el jefe de la cartera de Salud, Fernando Ruiz, hizo un llamado a los convocantes y participantes de la marcha y demás actividades del paro del 28 de abril, a unirse en el esfuerzo como sociedad para reducir la transmisión del virus. Para Ruiz, es claro que las aglomeraciones podrían incrementar el contagio, especialmente con la presencia de variantes más contagiosas del virus circulando en el país, que podrían llevar, a su vez, a un aumento en la ocupación de las UCI.

En un comunicado, la cartera de Salud señaló que reconoce y respeta el derecho constitucional a la protesta, consagrado en el artículo 37, pero hace un llamado a la sociedad a considerar mecanismos de manifestación que no impliquen aglomeraciones ni contacto físico. De lo contrario, insiste en aplazar las movilizaciones durante algunas semanas, hasta cuando exista una menor ocupación de los servicios de salud, incluyendo las UCI.

“Proteger la salud de todos y evitar el contagio es proteger la vida. El esfuerzo para luchar contra la pandemia es de todos, desde todos los lugares y visiones de la sociedad, el compromiso por la vida debe ser un imperativo común”, concluyó Fernández Niño.


En las últimas horas, la alcaldesa de Bogotá, Claudia López, hizo un llamado similar, cuando anunció que toda la capital del país se encuentra en alerta roja e informó sobre las nuevas medidas de restricción para prevenir un mayor incremento en la ocupación hospitalaria, que está por encima del 90 por ciento.


“Las marchas o aglomeraciones son en este momento un atentado a la vida. Le ruego a los diferentes dirigentes que tengan responsabilidad con la nación y con Bogotá. Eso es arriesgar la vida de la gente. Sería una irresponsabilidad que quienes no están de acuerdo con asistir a las aulas de clase, ahora sí promuevan aglomeraciones”, aseguró la mandataria.

168 vistas