Las cifras del negocio del Super Bowl


Este domingo tendrá lugar uno de los eventos deportivos más importantes del año: la final del campeonato de la Liga de Fútbol Americano (NFL, por sus siglas en inglés), más conocida como Super Bowl. En cada una de sus ediciones pasadas, por lo menos uno de cada tres estadounidenses vio aunque sea un minuto de la transmisión. El Super Bowl, además de mover a más de 100 millones de seguidores del fútbol americano, también mueve inmensas cifras de dinero.


Lo primero que debe elegir la NFL es la ciudad en la que se llevará a cabo el Super Bowl. Antes, la decisión del lugardependía del clima, por lo que los estados del sur solían ser los principales organizadores por sus estaciones en febrero. No obstante, desde 2018, la NFL se comunica con el lugar elegido para pedirle la elaboración de una propuesta para la organización del evento. Una vez presentada, los propietarios votan para aceptarla o rechazarla.


En el estadio anfitrión debe jugar un equipo de la NFL, ya sea de la la Conferencia Nacional (NFC) o la Conferencia Americana (AFC). Debe tener un mínimo de 70,000 asientos , con los medios y las capacidades eléctricas necesarias para producir el Super Bowl y el show de medio tiempo. Si la temperatura de la ciudad es inferior a los 10°C el estadio deberá contar con techo, de no ser así la liga le otorgará uno plegable.


Adicional a las características del estadio, este debe haber un mínimo de 35,000 espacios de estacionamiento a un kilómetro y medio de este.


Otros elementos importantes con los que tienen que cumplir son la seguridad a los alrededores del estadio, las condiciones eléctricas, buenas infraestructuras de comunicación y una buena red de transporte público. También deben tener suficientes plazas hoteleras, por lo menos a una hora del estadio, en donde se pueda albergar a por lo menos el 35% de la capacidad del estadio. Este porcentaje incluye hoteles para los equipos, oficiales y medios de comunicación.


Grandes eventos deportivos como este significan ganancias para las ciudades anfitrionas. El fin de semana del Super Bowl genera importantes ingresos en lo que respecta a restaurantes, casas de apuestas, precios de alojamiento y tiquetes aéreos.


Los lugares de reventa de entradas también le sacan ventaja al evento. El precio original del boleto varía entre los 3.000 y 3.200 dólares, pero a medida que el evento se acerca empieza a aumentar a 6.000. Cuando ya no queda ni un tiquete de los 14.500 disponibles, los revendidos se puede encontrar hasta por 26.400 dólares.


Además de ser un evento deportivo, el Super Bowl es un espectáculo de publicidad. Durante las cuatro horas que dura existen 50 minutos destinados a la publicidad y cada 30 segundos tienen un precio aproximado de 5.5 millones de dólares. El precio de cada uno de los 77 spots de publicidad varían dependiendo del momento de su transmisión, ya sea en el primer cuarto, segundo cuarto, show de medio tiempo, tercer cuarto o último cuarto.


La razón de su altísimo valor se debe a que por cada dólar invertido en publicidad, el producto publicitado llega a 22 personas. Como esto llega al 27% de la población estadounidense, los spots suelen vencerse con un año de antelación. El anuncio más caro en la historia del Super Bowl fue en el 2020 donde Amazon pagó 16.8 millones de dólares por noventa segundos para publicitar a su asistente virtual Alexa.


Aparte del partido, la otra cosa más esperada del Super Bowl es el show de medio tiempo. A lo largo de la historia, íconos como Michael Jackson, Madonna, Aerosmith o Beyoncé han pasado por la tarima del evento. El año pasado, The Weeknd fue el protagonista. Este año serán los raperos: Dr. Dre, Snoop Dogg, Eminem, Mary J. Blige y Kendrick Lamar.


¿Cuánto paga la NFL a cada uno de los cantantes? La respuesta es cero: ningún cantante recibe una recompensa monetaria por su presentación. Los organizadores asumen los costos de producción del espectáculo, lo que incluye los sueldos de empleados, bailarines, el escenario plegable que se ubica sobre la cancha y el equipo de audio. Por ejemplo, montar el show de Shakira y Jennifer Lopez en el Super Bowl del 2020 tuvo un precio aproximado de 13 millones de dólares.


Lo que ganan los artistas es visibilidad que se ve reflejado en las ventas musicales posteriores al show. La presentación de Lady Gaga en el medio tiempo del partido entre los Atlanta Flancos y New England Patriots en el 2017 tuvo un aproximado de 117,5 millones de espectadores. Unas horas después del show la venta de su música en distintas plataformas aumentó un 1000%.


El Super Bowl 2022 será entre Los Angeles Rams y los Bengals de Cincinnati, los equipos se enfrentarán por primera vez en los 55 años de historia del torneo.

elespectador.com

12 visualizaciones