La boxeadora olímpica Ingrit Valencia fue estafada en Ibagué.


La sonrisa de Ingrit Valencia, que la ha caracterizado a pesar de las dificultades, está desdibujada por estos días, luego de que se enteró que fue estafada en la compra de una casa en Ibagué por 150 millones de pesos.


Ahora la medallista de bronce en el deporte de las narices chatas en las justas de Río 2016 tiene una orden de desalojo, después de habitar esa vivienda por cerca de un año.


La deportista conoció esta noticia luego de pisar suelo colombiano, después de representar al país en Tokio 2020 en la categoría peso mosca del boxeo femenino.


Según las primeras investigaciones de Ingrit Valencia y su esposo y entrenador, Raúl Ortiz, al parecer la firma Joldar Consultores habrían estado involucrados en el presunto fraude: “acabo de llegar de los Juegos Olímpicos de Tokio y con todas las medallas obtenidas desde Río de Janeiro hasta hoy, ahorré para comprarme una casa y pues había una en remate en Ibagué que me interesó, hice negocio con la persona. El señor me dijo que era el titular, fui al banco y efectivamente así era, le di 150 millones de pesos, me entregó las llaves, pagó la administración y servicios. Yo llevo prácticamente un año viviendo ahí y al llegar de Tokio me encuentro con la noticia de que tengo una carta de desalojo, el verdadero dueño está pidiendo la casa y yo pagué, hice un negocio con esta persona, no me quiere devolver el dinero, no me da cara y siempre es con evasivas y yo quiero que esto se haga viral, me devuelvan mi dinero y no lo haga con otras personas”, dijo mediante un video Ingrit Valencia, campeona nacional en una ocasión, medalla de plata en los Juegos Bolivarianos de 2013 en Trujillo (Perú), medallista de oro en Juegos Suramericanos de 2014 en Santiago de Chile y también de oro en los Juegos Centroamericanos y del Caribe de 2014, en Veracruz, México.21


Ingrit tiene en su poder el documento que expidió la Cámara de Comercio a las personas jurídicas, cuya razón social dice JOLDAR CONSULTORES SAS y también de la persona natural que hace las veces de representante legal: “A través de esa empresa según la orden de desalojo del juzgado de Ibagué se presume que se cometió la estafa en contra de la deportistas porque esa compañía hace parte del listado de secuestres que tiene acceso a los inmuebles. Sin embargo, parece que la compraventa de este hogar no fue legal porque no está consagrada en una escritura pública sino que se le engañó a través de la firma de una promesa de compraventa autenticada por notaría”, comentó a los medios de comunicación Andrés Burgos, abogado del Comité Olímpico Colombiano.


SEMANA conoció además que el ex ministro del deporte, Ernesto Lucena quien ahora se dedica a la docencia se comunicó con Ingrit Valencia y le va a ayudar con el abogado, toda la asesoría legal necesaria y acompañamiento del caso para evitar que se quede sin hogar.

semana.com

992 visualizaciones