Ibaguereño adoptivo quiere llegar a los Paralímpicos de París 2024


Cuando Víctor era un niño soñaba con ser arquero profesional, por eso dejaba todo de sí en cada partido que tenía la oportunidad de disputar; sin embargo, no pudo ser esquivo a los golpes de la vida.


Estos lo llevaron a superarse y ahora su anhelo es participar en los Juegos Paralímpicos de París 2024. Asimismo, quiere llevar la bandera de Ibagué sobre sus hombros y dejarla en alto, como muestra de agradecimiento a esta tierra que le abrió las puertas desde los cinco años.


Su potencial deportivo lo ha llevado a participar y ganar múltiples medallas en disciplinas como lanzamiento de jabalina, disco y bala. Ese mismo esfuerzo que necesita en sus competencias, lo aplica en su vida diaria para alcanzar sus logros. Debido a la falta de apoyo, el fútbol quedó atrás y su carrera tomó rumbo en la Escuela Militar, donde lamentablemente el destino le tenía el peor obstáculo.


“Perdí mi pierna izquierda, tras un accidente con un elemento explosivo. En ese momento pensé que mi vida se había detenido por completo”, dijo el deportista.


La superación fue su principal aliada para seguir adelante con su vida, gracias al deporte. En justas nacionales y representando a las Fuerzas Armadas, se consagró en el equipo de voleibol sentado, logrando una experiencia única.


“La ventaja mía es que soy un ‘pelao’ que me dedico a entrenar y a cosechar los triunfos con muchos esfuerzos, y sé que voy a lograr estar en los Juegos Paralímpicos”, resaltó.


El sueño de París 2024 lo viene trabajando ahora en el para-atletismo, por eso su constancia es plena y los entrenamientos, en el Parque Deportivo, son muy fuertes con el entrenador del Imdri, Roger Salas.


Por ahora Víctor trata de adaptarse a su nueva prótesis, la cual compró con gran esfuerzo para seguir mostrando su disciplina deportiva en cada campo donde el destino y su talento lo sigan llevando a alcanzar éxitos.

64 visualizaciones