En Ibagué hacen pasar mercados del PAE de $ 36 mil por uno de $ 50 mil


El Programa de Alimentación Escolar (PAE) de Ibagué, Tolima, se encuentra plagado luego de que los padres de familia de 37.000 estudiantes beneficiados con ese bono destaparon anomalías relacionadas con sobrecostos, largas filas para recibir los productos que, además, son entregados en improvisadas tiendas de barrio que nacieron de la noche a la mañana sin medidas de bioseguridad ni condiciones de higiene.


"La comida por estudiante es muy poquita, es imposible que este mercadito llegue a costar 50.000 pesos que es como lo están cobrando", afirmó una madre de familia. Otros denunciaron que "hasta roedores hemos visto en las bodegas donde entregan los mercados para nuestros hijos".


Al verificar las quejas, el alcalde de Ibagué, Andrés Fabián Hurtado, pidió que se suspenda la entrega de bonos que se hacían desde hace tres días a través de la Fundación Desarrollo Social.


"Hay quejas muy serias con los precios y logramos corroborar que un mercado de 36.500 pesos lo hacen pasar por uno de 50.000 pesos, algo irresponsable que rechazamos y pedimos a las entidades de control que hagan las investigaciones", señaló el mandatario.


Otro problema son las aglomeraciones y largas filas, pues los sitios de entrega no cuentan ni con infraestructura física ni con la logística necesaria.


En medio de esta situación la Alcaldía de Ibagué solicitó la suspensión de la entrega de mercados que fue iniciada el pasado 21 de mayo a través de la Fundación Desarrollo Social, pero también se le exigió a este operador que, de manera inmediata, haga la entrega de alimentos en cadenas de supermercado reconocidas de la ciudad y a un precio justo.


La Alcaldía aclaró que no ha realizado ningún desembolso ni pago de anticipo por este contrato, "y no vamos a girar un solo peso hasta que las entidades de control aclaren las denuncias".


El nuevo operador no fue seleccionado por el gobierno municipal sino bajo la modalidad de subasta inversa realizado por la Bolsa Mercantil de Colombia, BMC, en la cual los interesados que cumplieron con la ficha técnica presentaron ante Correagro una oferta en la puja en la cual se buscaba al oferente con un menor valor y que cumpliera con las condiciones especificadas, siendo la Fundación Desarrollo Social la elegida para operar el Programa de Alimentación Escolar.


"El contratista debe cumplir con sus obligaciones, y la principal es garantizar el bienestar de los 37.000 estudiantes beneficiados", dijo el alcalde Hurtado.

ELTIEMPO.COM

351 vistas