top of page

Cortolima indicó que la quebrada corazón no puede ser utilizada por el acueducto de Ibagué


El Ibal solicitó ante Cortolima un permiso de concesión de aguas superficiales de la quebrada Corazón junto con los trámites de ocupación de cauce y aprovechamiento forestal.

• Al trámite se le impartió el procedimiento signado en el Decreto 1076 de 2015 y demás normas concordantes cumpliendo con una evaluación técnica y jurídica.

• Dentro de la evaluación técnica, profesionales adscritos a las Subdirecciones de Administración de Recursos Naturales y de Planificación Ambiental de Cortolima, estudiaron el caudal medio año seco, el caudal ecológico y los caudales ya otorgados.

• El estudio arrojó que la quebrada solo tiene de disponibilidad 238 litros por segundo y el Ibal solicitó 357 litros por segundo, es decir, 119 litros por encima de la oferta que tiene la quebrada, por eso el permiso se negó.



• El proyecto buscaba contar con este afluente para fortalecer el suministro de agua en Ibagué, para no depender directamente de la cuenca del río Combeima, pero los estudios técnicos fueron contundentes: no da la cantidad de agua que proyectaron.

• El problema de agua potable en la capital del Tolima es complejo y requiere de diferentes acciones a corto, mediano y largo plazo que conduzcan a una solución integral.

• Cortolima ha apoyado la investigación de alternativas para la ciudad, como se viene realizando con la Evaluación Regional del Agua, Planes de manejo y conservación de áreas protegidas, el Plan de Manejo Ambiental del Acuífero de Ibagué y la puesta en marcha de las estaciones hidrometeorológicas para seguimiento oferta de agua en el departamento.



56 visualizaciones
bottom of page