Condenan a Aida Victoria Merlano por la fuga de su madre


Aída Victoria Merlano fue condenada este martes por la participación en la fuga de su madre, la excongresista Aida Merlano, en hechos registrados el 1 de octubre de 2019. En la decisión, fue absuelto de toda culpa el odontólogo Javier Cely.


En el sentido del fallo emitido por el juzgado 20 de conocimiento de Bogotá se señaló que existen evidencias suficientes para demostrar que la joven tuvo pleno conocimiento y participó activamente en la fuga.


Esto tras valorar las pruebas documentales y testimoniales que presentó la Fiscalía General, entre las que se destacan las declaraciones de los agentes del Inpec que estaban con la excongresista en el consultorio odontológico ubicado en el edificio Centro Médico La Sabana, ubicado en la calle 116 con Carrera Séptima.


El juez emitió condena por el delito de fuga de presos en concurso con uso de un menor de edad en la comisión de delitos. Para evitar el riesgo de fuga, el despacho judicial emitió la orden de captura en contra de Aida Victoria Merlano.


En el caso del odontólogo se determinó que nunca tuvo conocimiento del plan de fuga de la excongresista y que solamente la atendió en tres oportunidades para realizar un diseño de sonrisa.


En este sentido se señaló que jamás tuvo conocimiento del contenido del maletín que le llevaron a la exrepresentante a la Cámara, señalando que el trato que tuvo con ella fue de profesional de la salud a cliente.


En la audiencia que se celebró el pasado 3 de agosto, el odontólogo Javier Cely rompió en llanto y reiteró que era inocente. “Estoy muerto en vida, me dañaron mi familia, mi profesión, estoy en tratamiento psiquiátrico”.


Por la fuga de Aida Merlano fue condenado en noviembre de 2021 a 15 años de prisión el capitán David Alexander Álvarez Cárdenas por los delitos de prevaricato por acción (autor) y favorecimiento en la fuga de presos (coautor). Este oficial fue el que autorizó el traslado exprés de la excongresista desde la cárcel El Buen Pastor hasta el centro odontológico para que siguiera realizándose el diseño de sonrisa.


El capitán Álvarez, quien fungía como comandante de custodia y vigilancia de la cárcel El Buen Pastor, dio instrucciones precisas para que la dirigente política barranquillera solamente estuviera acompañada por una guardia del Inpec y un conductor. Todo esto pese a que estaba en vacaciones y ya se había designado a un encargado para que ocupara sus funciones.


Merlano, quien cumplía una condena de 15 años de prisión por compra de votos para las elecciones de 2018, había hecho la petición días antes indicando que había pagado por un diseño de sonrisa con el odontólogo Javier Guillermo Cely.


Desde el 27 de enero de 2020, la exrepresentante a la Cámara por el Atlántico se encuentra privada de su libertad en una cárcel de Venezuela, país en el que fue recapturada por las Fuerzas de Acciones Especiales de la Policía Nacional (FAES).


Merlano se escondía en una humilde vivienda en Maracaibo, la capital del fronteriza del estado Zulia.

semana.com

303 visualizaciones