Condenan a 45 años de cárcel al hombre que asesinó a su hijo en un hotel de Melgar


Gabriel González se convirtió en asesino el día en que llevó a su propio hijo hasta un hotel de Melgar (Tolima) y en una habitación lo asesinó mediante asfixia. Luego intentó huir, pero la Policía lo encontró en una vía que comunica al municipio de Girardot.


Desde el primer momento aceptó su responsabilidad y ahora se conoce la condena en su contra: 45 años de prisión.


El caso por el asesinato del pequeño Gabriel Esteban se convierte en un ejemplo de efectividad en la justicia. El niño fue sacado de su vivienda el pasado mes de octubre y fue asesinado cuando pensaba que disfrutaba de un paseo con su padre. Los operativos de la Policía surtieron efecto y la Fiscalía adelantó la judicialización. Ahora las dos entidades le dan un parte al país.


En un mes el caso no solo fue resuelto, sino que se conoce una condena ejemplar en contra del asesino. Casi medio siglo de prisión en un proceso que avanzó de manera exprés y de forma contundente, el juez impuso una dura condena a Gabriel González como el responsable directo de asesinar a su hijo.


En audiencias preliminares de imputación de cargos, este hombre reconoció su responsabilidad, no hablaba más que para afirmar las preguntas que le hizo el juez de Control de Garantías, entre ellas si aceptaba los delitos que le endilgó la Fiscalía en la diligencia virtual que, por poco, termina en asonada tras la indignación ciudadana.


Los fiscales de la seccional del Tolima recaudaron los elementos de prueba, las declaraciones, los dictámenes de Medicina Legal y los presentaron ante el juez para advertir que Gabriel González representa un peligro para la sociedad y es necesaria una condena ejemplar en su contra. Los argumentos del ente acusador fueron contundentes a la hora de tomar la decisión, de condenar al asesino.


Con la decisión que dejó como condenado a Gabriel González y, por primera vez en la historia judicial del país, se estableció que una agravante dentro de la serie de hechos trágicos y brutales a cargo del asesino, el juez advirtió que el delito se cometió con el objetivo de causar sufrimiento a la madre del niño, simplemente porque ella inició otra relación.


Gabriel González fue recluido en la cárcel de máxima seguridad de Picaleña en el departamento de Tolima que, por razones obvias, requiere un tratamiento diferente, no especial, para garantizar que otros privados de la libertad no lo golpeen o asesinen. Ahora el Inpec puede definir otro sitio de reclusión, en razón a su nueva condición de condenado.

semana.com

16 visualizaciones