Campesinos y transportadores se oponen al peaje Cajamarca-Ibagué


Los anuncios de instalación de una caseta de peaje entre Cajamarca e Ibagué, a la altura del corregimiento Coello-Cocora, tiene indignados a los transportadores locales y campesinos de esta región considerada la despensa agrícola del Tolima.


Para tratar de frenar el cobro los dueños de vehículos y cultivadores de arracacha, frijol, arveja, tomate y otros productos, han protestado esta semana de manera pacífica para que sus planteamientos sean escuchados por la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI).


Los líderes campesinos señalaron que la caseta viene siendo construida a escasos 20 minutos de la capital del Tolima y es importante precisar que en esa zona se construyen túneles y puentes para acortar distancias del centro con el occidente del país.


“El peaje afecta principalmente a los habitantes de Cajamarca”, señaló un comerciante.


Róbinson Mejía, presidente del Comité Ambiental de Cajamarca, afirmó que el municipio quedaría encerrado entre “dos peajes pues al que existe en el ascenso al alto de La Línea se le sumaría este otro en Coello Cocora que es la vía hacia Ibagué”


“El tema afecta principalmente a transportadores de la región y a campesinos pues para ir a Ibagué tendríamos que asumir el pago del nuevo peaje, lo que nunca antes sucedía”, dijo el líder ambiental.


Considera que el tema es preocupante toda vez que las concesiones de peajes las entrega el gobierno a particulares "por más de 30 años".


Otros ciudadanos señalaron que los afecta enormemente pues los campesinos del corregimiento de Anaime, así como de más de 10 veredas cercanas a la caseta, “quedaríamos pagando tarifa cada vez que viajamos a Ibagué a llevar lo que producimos en el campo”.


“Al día muchos vamos 2 y 3 veces a Ibagué a vender cositas de la finca y, si bajamos a vender bananos o plátanos, tendríamos que pagar peaje pero eso no debe ser así”, agregaron campesinos de la zona de Anaime.


Los dueños de camperos y todo tipo de vehículos también se opone al cobro pues dispararía el valor de los pasajes en el recorrido Cajamarca-Ibagué y viceversa.


“Tan pronto la caseta entre en funcionamiento, nos veremos obligados a subir las tarifas y eso a nadie le gusta”, aseguró el conductor de un furgón que a diario mueve arracacha y frijol de Cajamarca hacia Ibagué y Bogotá.


Edna Vargas, señaló que con peaje “será imposible salir a mercar o a vender productos”.


La ciudadana Blanca Salazar considera que el palo no está para cucharas, pues “si no hay plata para para la comida, menos vamos a tener para peajes”.


Los transportadores y campesinos le presentarán a la ANI una propuesta para que los exima del cobro.


Sobre esta vía es importante precisar que la APP Gica construye la segunda calzada ibagué-Cajamarca y en este momento se ejecuta la primera unidad funcional que va desde la intersección Combeima hasta el valle del Cocora.


En los 15 kilómetros construidos se han levantado 20 viaductos siendo el más alto el de Coello-Cocora con 126 metros de altura y 829 metros de longitud.

ELTIEMPO.COM

6 vistas