Asalto masivo en casa de descanso entre Melgar y Carmen de Apicalá


El paseo planeado para disfrutar el puente de Reyes se convirtió en un fin de semana de terror que vivieron 12 integrantes de una misma familia residente en Bogotá e Ibagué, a la que un grupo de delincuentes despojó de cadenas de oro, joyas, relojes, celulares, computadores portátiles, varias tabletas para niños, dinero en efectivo, maletas y hasta vestimenta.


El asalto masivo, estimado en 50 millones de pesos, se presentó a las 10:30 de la noche del domingo anterior en una casa de descanso ubicada a un costado de la vía entre Melgar y Carmen de Apicalá, Tolima.


La familia, compuesta por 9 adultos y 3 menores de edad, llegó a la casaquinta el 7 de enero con la finalidad de pasar algunos días de descanso en esta zona del oriente del Tolima, pero terminaron viviendo una pesadilla.


En la casa de descanso de 2 pisos y 6 habitaciones todo era normalidad, pero el domingo las cosas cambiaron cuando 5 delincuentes armados con revólveres y pistolas ingresaron a la residencia de manera sorpresiva cuando todos en familia veían televisión y jugaban billar.


"Yo estaba en una habitación pero al escuchar a un perro ladrar me asomé y vi varios tipos cuando ingresaban a la casa a través de un ventanal", afirmó María Paula Luna, quien fue golpeada y pateada cuando trató de defender a uno de sus hijos.


"Un tipo le puso el revólver en la cabeza a mi hija de 2 años y como la defendí me dio una patada que me derribó" dijo María Paula y agregó que a otro de sus familiares "le dieron dos cachazos en la cabeza, causándole varias heridas".


A María Paula la tomaron del cabello y a punta de golpes la bajaron al primer piso de la casa, donde encontró a sus familiares bocabajo.


"Fuimos golpeados, amenazados, y hasta nos ponían revólveres en la cabeza", dijo.


Con los rostros cubiertos por pasamontañas negros y usando botas pantaneras, los ladrones trataron de llevarse un automóvil, pero como no les prendió; huyeron caminando por esa zona, no sin antes botar las llaves de dos carros, así como los zapatos de los adultos para impedir que salieran a buscar ayuda a la carretera.


La salvación para pedir ayuda fue un celular que los ladrones no vieron y así lograron dar aviso a la Policía de Melgar, que pese a la búsqueda y operativos; no halló rastro alguno de la banda delincuencial.


"Sin plata, sin llaves de los carros, sin nada; tuvimos que pasar la noche en la casaquinta. Fue horrible" dijeron los afectados.


Uno de los celulares robados fue encendido por los delincuentes este martes y su ubicación fue la calle 13 con avenida Caracas, en Bogotá, pero las autoridades no lograron ubicar al portador del aparato que luego fue apagado.


Los afectados son una familia de empresarios, comerciantes y profesionales residentes en Bogotá e Ibagué, quienes hoy creen que detrás del robo podría estar una mujer de nacionalidad venezolana que les recomendaron en Carmen de Apicalá para temas de aseo y preparación de las comidas.


No contentos con todo eso, también se llevaron las billeteras de los adultos con sus cédulas, licencias de conducción, tarjetas de crédito y los documentos de tres vehículos que tal vez arrojaron a las aguas del Río Sumapaz.

eltiempo.com

0 visualizaciones