Aprenda a bajar el colesterol de las arterias


De acuerdo a información del portal especializado Medline Plus, el colesterol es una sustancia que se encuentra en las membranas celulares. Su apariencia es similar a la de la grasa y una buena parte del colesterol es producido en el hígado. El resto, es ingerido a través de los alimentos de la dieta diaria.


Esta sustancia es vital para la vida, porque hace parte de la producción de hormonas, vitamina D y sustancias que ayudan al organismo a digerir los alimentos.


El colesterol está dividido en dos categorías que permiten identificar si se trata de colesterol malo (LDL) o colesterol bueno (HDL).


Medline Plus también indica que, pese a que el colesterol es indispensable en el funcionamiento del cuerpo, cuando existe una sobreproducción de colesterol malo (LDL) y se aumenta drásticamente la cantidad de esta sustancia en la sangre, se puede producir aterosclerosis (placas que surgen por el depósito de colesterol en las paredes de las arterias) e incluso puede aumentar el riesgo de sufrir enfermedad cardiovascular.


Por otro lado el colesterol bueno (HDL) se encarga de captar el colesterol malo (LDL) que está presente en la sangre y llevarlo al hígado para que este lo elimine.


¿A qué se debe el colesterol elevado?

Comúnmente, el colesterol elevado se debe a la mala alimentación:


-Dieta: el consumo excesivo de grasas saturadas y del colesterol presente en alimentos como lácteos enteros, carnes rojas, embutidos, azúcar y alimentos procesados aumentan el nivel de colesterol malo en la sangre.


Según indica la Fundación De Hipercolesterolemia Familiar de España, bajar la cantidad de grasas saturadas en la dieta permite reducir el nivel de colesterol malo en la sangre.


Peso

el sobrepeso aumenta las probabilidades de tener enfermedad cardíaca. Adicional a eso, hace subir el colesterol malo (LDL) .


Como el exceso de peso está directamente relacionado con la sobrecarga de grasas en el cuerpo, una muy buena manera de cuidar la salud es perder peso.


Al reducir la cantidad de grasa en el cuerpo, se reducen los niveles de colesterol malo (LDL) y ayuda a subir su colesterol bueno (HDL).


Actividad física

El ejercicio físico no solo representa un estilo de vida saludable sino que permite que se reduzca el riesgo de tener una enfermedad cardíaca.


Hacer actividad física con regularidad también puede ayudar a reducir el colesterol malo (LDL) y elevar el bueno (HDL). Adicional a eso, ayuda a perder peso.


Idealmente, se debe hacer ejercicio durante por lo menos 30 minutos la mayoría de los días de la semana.


Tabaquismo

El fumar cigarrillo reduce el colesterol bueno (HDL). Con un colesterol bueno reducido, no es posible combatir el colesterol malo (LDL).


La única manera de minimizar los riesgos es siendo consciente de la alimentación “los cambios en el estilo de vida incluyen una dieta saludable, control del peso y actividad física regular”, se puede leer en el portal Medline Plus.


Cómo eliminar el colesterol de las arterias con la dieta

La dieta DASH que en inglés significa “enfoques alimenticios para detener la presión alta”. Es una de las tantas dietas recomendadas para tener un plan de alimentación.


Particularmente, está basada en estudios de investigación patrocinados por el Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre (NHLBI). Dentro de los puntos a resaltar de esta dieta está:


-Limitar la grasa saturada: menos del 7% de las calorías ingeridas diariamente deben provenir de grasas saturadas. Por ejemplo, si una persona consume 2.000 calorías diarias no debería consumir más de 13 gramos de grasas saturadas.


-Limitar el consumo de alimentos con colesterol: de acuerdo a información de Medline Plus no se debe superar la ingesta de 200 mg de colesterol al día.


El colesterol se encuentra en alimentos de origen animal como el hígado, vísceras, yemas de huevo, camarones, productos lácteos y en alimentos fritos y azucarados.


-Evitar el consumo excesivo de sal: no consumir más de 2,300 miligramos (aproximadamente una cucharadita de sodio) por día.


Dentro de ese valor se debe incluir la sal que se agrega en la cocina o en la mesa u la que ya está añadida en los productos alimenticios.

semana.com

214 visualizaciones