Dirección

​Carrera 3 # 12 - 36

C.C. Pasaje Real Piso 8

Ibague, Tolima

Contacto

(8) 2 61 1215

(8) 2 61 0732

(8) 2 61 7414

 (8) 2 63 08 26

E -mail:

gerencia@tolimafm.com

oyentes@tolimafm.com

  • Negro Facebook Icono
  • Negro Twitter Icono
  • Negro del icono de Instagram
Android.png
Apple.png

© 2020  Derechos Reservados Radio Lumbí LTDA "Tolima Stereo 92.3 F.M". | Diseñado con WIX por Alejandro Franco | Concepto Creativo por Alexander Rondell

Animales no son sujetos de derechos: Corte en caso de oso Chucho

Alto tribunal estudió tutela con la que pedían que el oso saliera del zoológico de Barranquilla.


Tras dos días debatiendo en sala plena una tutela con la que el oso Chucho, un oso de anteojos que vive en el zoológico de Barranquilla, pedía ser liberado, la Corte Constitucional llegó a una decisión de fondo sobre el asunto.

El alto tribunal determinó que los animales no son sujetos de derecho, sino objetos de protección constitucional, y que el mejor lugar para Chucho en sus condiciones -según expertos le quedaría menos de un año de vida- es el zoológico, ya que al vivir gran parte de su vida en cautiverio, correría riesgo sin el cuidado humano


Por: Justicia 23 de enero 2020 , 01:13 p.m.

Tras dos días debatiendo en sala plena una tutela con la que el oso Chucho, un oso de anteojos que vive en el zoológico de Barranquilla, pedía ser liberado, la Corte Constitucional llegó a una decisión de fondo sobre el asunto.

El alto tribunal determinó que los animales no son sujetos de derecho, sino objetos de protección constitucional, y que el mejor lugar para Chucho en sus condiciones -según expertos le quedaría menos de un año de vida- es el zoológico, ya que al vivir gran parte de su vida en cautiverio, correría riesgo sin el cuidado humano.

Esta decisión es de gran importancia, más si se tiene en cuenta que la Corte no solo decidía el futuro de Chucho, sino cómo se concibe al resto de los animales en el país. 

En una audiencia pública que la Corte realizó sobre este tema, algunos expertos pidieron que se concibiera a la fauna como sujetos de derechos, como el de la libertad. Sin embargo, esto no prosperó.

Chucho vive en el zoológico de Barranquilla desde 2017. Allí llegó trasladado desde la reserva de Río Blanco, en Manizales, donde permaneció 18 años en semicautiverio.

Su caso llegó a la Corte Constitucional porque, aunque en 2017 un magistrado de la Sala Civil de la Corte Suprema de Justicia le concedió un habeas corpus, el zoológico de Barranquilla -a través de una tutela- logró que la Sala Laboral de la misma Corte revocara la salida del animal. Tras este fallo, un abogado defensor de los derechos de los animales puso una tutela para que se revocara la última decisión en favor del zoológico y se le mantuviera el habeas corpus al oso Chucho.

Pero este jueves la sala plena de la corte confirmó la decisión de revocar el habeas corpus del oso, con una votación de siete contra dos, al considerar que el magistrado que le había concedido ese recurso incurrió en defectos jurídicos puesto que no existe el derecho a la libertad de un animal, ni silvestre ni doméstico. 

Además, la Corte fue clara en que el habeas corpus  es una acción para combatir detenciones ilegales e injustas de personas, no puede concederse a un animal.

Gloria Ortiz, presidenta de la Corte Constitucional, explicó que en su decisión el alto tribunal evaluó que Chucho había nacido en cautiverio, está en edad avanzada, y no tiene la capacidad de conseguir su propio alimento, ni defenderse de otros animales que en libertad pudieran atacarlo. Así, había más riesgos al dejarlo libre que al determinar que continuara en el zoológico, bajo el cuidado humano. 

Y sobre el tema de fondo de los derechos de los animales, Ortiz explicó que la Corte se limitó a estudiar el caso de Chucho, pero que en todo caso, que "la condición de la libertad no es predicable de quien no puede tener conciencia de lo que representa esa libertad". 

Así las cosas, y ya que en la Corte fue derrotada una ponencia que pedía considerar a los animales como sujetos de derechos, la concepción sobre la fauna en el país se mantiene tal y como estaba: los animales son seres sintientes y los humanos tienen responsabilidades de cuidado frente a ellos. 

"Los animales siguen siendo concebidos como seres sintientes, como tales tienen garantías y beneficios que también limitan la actuación del ser humano y le imponen deberes. Así está en el ordenamiento jurídico el deber de protección al medio ambiente y a la especies", dijo Ortiz.

Por último, frente a preocupaciones de que al decir que los animales no tienen derecho a la libertad se puedan incentivar delitos ambientales como el tráfico de especies, la magistrada Ortiz recalcó que "decir que los animales no tienen derecho a la libertad no anula las exigencias de los humanos frente a los animales, y hay normas expresas que penalizan conductas de tráfico de especies".


EL TIEMPO