Alias Juanda, Arañita y Barbas fueron enviados a la cárcel por presunta participación en hurtos.


La Fiscalía General de la Nación a través de dos fiscales locales de los municipios de Ibagué y El Espinal (Tolima), lograron la judicialización de tres personas señaladas de cometer el delito de hurto calificado y agravado en estas localidades del departamento.


Los dos primeros son alias Juanda y Arañita, identificados como Juan David Flórez Ortiz y Kevin Stiven Palomino Pulido, respectivamente, quienes fueron detenidos por la Policía Nacional por su presunta participación en el hurto bajo la modalidad de atraco del que fue víctima un ciudadano a quien despojaron de su equipo celular el 13 de enero del año pasado


Para lograrlo, según la denuncia, lo intimidaron con arma de fuego donde uno de los asaltantes disparó en contra de la víctima cuando se oponía al hurto pero no resultó herido. El hecho se registró en el barrio La Pola ubicado en la Comuna 1 de Ibagué.


Por esta razón, además del hurto, la fiscal les imputó el delito de fabricación, tráfico y porte ilegal de armas de fuego que ninguno aceptó haber cometido.


Según las autoridades, estas personas tienen en su haber 11 anotaciones por el mismo punible, además de violencia intrafamiliar, violación de datos personales, fabricación, tráfico o porte de armas de fuego y tráfico, fabricación o porte de estupefacientes.


De igual manera fue privado de la libertad como medida de aseguramiento preventiva, Diego Fernando Ospina Vásquez, conocido como Barbas, por su presunta responsabilidad en hurto calificado y agravado en concurso homogéneo y sucesivo, delito en el cual es, según las autoridades, reincidente.


Barbas fue detenido por miembros del Cuerpo Técnico de Investigación de la unidad local del CTI de El Espinal y la Policía Nacional.


Se tiene registro que entre los días 29 y 30 de enero de este año, en el barrio Centro del municipio tolimense, habría ingresado de manera violenta por el techo a una IPS para apoderarse de tres computadores, un televisor, un celular y una pesa personal; todos estos elementos avaluados en más de 6 millones de pesos.


Gracias a las cámaras de seguridad ubicadas en el lugar se logró su plena identificación.


Los tres implicados permanecerán privados de la libertad mientras avanza la investigación.

45 visualizaciones