5 estafas comunes al comprar carro usado


A falta de disponibilidad de vehículos por parte de las marcas, en Colombia el mercado de usados podría cerrar el 2022 con una cifra récord: 625.443 unidades entre enero y julio hacen que asociaciones como Andemos auguren un cierre de año cercano a los 1’300.000 traspasos.


Como un breve resumen del mercado, hay que señalar que, por el momento, Chevrolet lidera el listado de marcas con mayores traspasos, llegando a los 183.316. Renault, con 99.799, se ubica en la segunda plaza, y Mazda, con 51.234, en la tercera.


Sobresalen los números de meses como febrero y mayo, en los que se realizaron 99.843 y 100.112 traspasos, respectivamente. Con unas 365.653 unidades, (7,2 % por encima de las 341.042 del mismo período de 2021), el segmento de automóviles se lleva la mayor participación de este rubro.


También el de taxis, que durante los primeros siete meses de 2021 registró 23.147 trámites de este tipo y llegó a los 23.147 (aumento del 56,7 %) entre enero y julio de 2022.


Ahora bien, antes de comprar un usado, infórmese sobre los trámites y requisitos necesarios para hacer el traspaso de propiedad. Si está en Bogotá, no olvide que están presentes en la Ventanilla Única de Servicios (VUS) y puede consultarlos en su sitio web.


Siga las instrucciones, reúna y exija los documentos. Evite comprar un problema y, sobre todo, no caiga en las siguientes estafas que explica Reinaldo Ortiz, presidente de Asousados, comunes en el momento de comprar un carro usado.


Carro envenenado


Es un carro maquillado para venderlo al cliente. Alteran kilometraje, desconectan sensores, quitan partes. Es muy común que algunas personas opten por quitarles kilómetros a los carros para venderlos más caros, en muchos casos al poner el escáner en el concesionario o en los mantenimientos, se ve que alteran el odómetro del tablero. A veces la memoria de los computadores se mantiene y muestra el recorrido verdadero.


Carro “gemeleado”


Es, por ejemplo, cuando a un carro robado le ponen los números de uno no robado. Copian los papeles y lo venden. Esto es común en publicaciones de redes sociales o por páginas de venta de vehículos. La gente cae porque los ve muy baratos y en vez de comprar un carro están adquiriendo un problema.


Carro robado


Un vehículo que ha sido robado lo venden adulterando firmas de los propietarios. Debe coincidir el propietario con quien figura en la tarjeta de propiedad, un certificado de tradición confirma ese dato, el historial del Runt también sirve, pero no siempre está actualizado.


Carro estrellado


Una práctica común. Se trata de la venta de carros que han sufrido golpes fuertes que afectan su estructura y pérdidas totales de aseguradora. Vale la pena hacer un buen peritaje en un sitio especializado, que le dé la información veraz sobre el estado del vehículo. La página de Fasecolda funciona y se pueden ver algunos siniestros.


Carros embargados


Para este caso se incluyen los vehículos que tienen prenda con entidades financieras y han sido embargados y los venden como si no debieran nada. Un certificado de tradición inicialmente puede sacarlo de la duda, también la mayoría de las prendas se registran como garantías mobiliarias. Para estos casos es bueno optar por comprar en sitios reconocidos, que brinden seguridad documental, o en personas confiables, con documentos al día y revisiones que indiquen el buen estado del vehículo.

elespectador.com


35 visualizaciones