3 pensamientos negativos que puedes tener al ser diagnosticado con diabetes y cómo enfrentarlos


Cuando descubres que tienes diabetes, la noticia puede ser difícil de aceptar. Puedes sentirte culpable, enojado, asustado o triste. Estos síntomas son normales y muchas personas los tienen. Date un poco de tiempo. Todos asimilan de forma diferente el enterarse que tienen diabetes.


Es difícil hacer cambios en tu vida, especialmente aquellos como comer más saludable, tomar nuevas medicinas o iniciar una rutina de ejercicio.


Puede resultar de ayuda hablar con otras personas que también tienen diabetes, con tu médico o un consejero para que puedas aprender a cómo manejar esta condición.


La diabetes es algo que tendrás por el resto de tu vida -así que las vacaciones de esta enfermedad no existen. Afecta muchas cosas de tu vida, por lo que es normal tener diferentes tipos de sentimientos al respecto. A continuación, podrás encontrar algunos de los pensamientos que generalmente tienen las personas cuando padecen de diabetes.


¿Por qué a mí? Yo no pedí tener diabetes.


Cuidar de tu diabetes requiere de mucho trabajo. Es normal sentir que es injusto, estar frustrado, triste o enojado.


Tus sentimientos pueden cambiar día a día y con el tiempo. Sé honesto contigo mismo acerca de lo que sientes y busca a alguien con quien puedas compartir estos sentimientos.


Me siento bien, así que no debo tener diabetes.


Debido a que las personas pueden no sentirse diferentes o no mostrar síntomas, resulta difícil para ellos creer que tienen diabetes o que necesitan controlar la enfermedad. Se puede llegar a pensar que no es un problema de seriedad.


La asimilación de que se tiene una enfermedad es diferente en cada persona. Luego de un tiempo, la mayoría de personas aceptan el diagnóstico. Aunque desearían no tener diabetes, aprenden a cómo convivir con la enfermedad. Esto hace más fácil el proceso de adaptación.


Siento que es mi culpa.


Puedes sentir que tener diabetes es tu culpa, pero no has hecho nada malo. Aunque es cierto que algunos cambios en el estilo de vida pueden ayudar a prevenir la diabetes, esto no significa que eres el culpable. Algunas personas no tienen un estilo de vida saludable y aún así, nunca desarrollan la enfermedad. La diabetes es genética (corre en las familias).


En vez de pensar que hiciste algo mal, puedes transformar ese sentimiento de culpabilidad en una actitud de cómo puedes hacer las cosas mejor -comer más saludable, estar activo y tomar tus medicinas. Puedes estar saludable y tomar control de tu diabetes.


Enfrenta la diabetes


Aprender a cómo controlar tu diabetes te ayudará a sentirte mejor cada día que pasa. Recuerda que los sentimientos que tengas acerca de tener esta enfermedad son normales. Es seguro que muchas personas también sientan lo mismo que tú. Estas emociones vienen y van, además pueden cambiar a medida que pase el tiempo y hasta puedes sentir dos sentimientos encontrados en un mismo momento. Entender que hay altos y bajos durante el proceso te será de gran ayuda.


Encontrar una forma de hacer frente a estas emociones es importante. Lo que sientes puede afectar tu comportamiento (la forma en la que actúas) y el nivel de glucosa en tu sangre. Cuando estás enojado o te sientes estresado, tu cuerpo genera hormonas que hacen que la glucosa en tu sangre se eleve y esto hace que sea más difícil controlar la diabetes. El estrés también puede hacer que sea más difícil pensar en cuidarte -puedes comer de más o no suficiente, decidir no hacer ejercicio y olvidar tomar tus medicinas.


Todas las personas manejan sus sentimientos de formas diferentes. Encontrar lo que funcione para ti es importante.


Manejo del estrés

Debes estar atento a lo que te hace sentir bajo estrés. Toma nota sobre aquello que te genera tensión y sobre cómo afrontas estas situaciones. Usa estas notas para recordar lo que te hizo sentir mejor. Evita las actividades o eventos que te estresan. Aprende a decir "no" cuando sientas que sea necesario. Si tienes que hacer algunas de estas cosas que te generan ansiedad, espera hasta que te sientas listo para realizarlas. Intenta no trabajar demasiado o hacer muchas cosas a la vez. Todos los días, guarda algo de tiempo para ti.


Toma tiempo para ti

Mueve tu cuerpo. Realiza actividades como caminar, bailar o hacer estiramientos que te ayuden a manejar el estrés y a sentirte mejor. Ríete, esto te ayuda a deshacerte de los sentimientos negativos. Haz cosas que te gusten, como leer, hacer manualidades o hablar con amigos. Trata de relajarte. Esto te puede ayudar a sentirte más calmado. Por ejemplo, haz repeticiones lentas de inhalaciones y exhalaciones profundas.


Busca apoyo

Únete a un grupo de apoyo para personas con diabetes o pídele a tu familia y amigos que te ayuden cuando te sientas triste o frustrado. Hablar con alguien puede ser beneficioso. Busca ayuda profesional. Habla con un consejero (como un trabajador social o un psicólogo) que trabaje con personas que padecen de diabetes. Tú médico te puede ayudar a encontrar a la persona indicada. Crea tu propio "sistema de apoyo": Habla con otras personas y busca el apoyo que te ayude a tener tu diabetes bajo control. Las personas con las que compartes lo que sientes -familia y amigos- son tu sistema de apoyo. Si no tienes un sistema de apoyo, crea uno y úsalo. ¡Pídele ayuda a las personas que estén en su sistema de apoyo!

peopleenespanol.com

10 vistas