10 consejos de Harvard para evitar malgastar el dinero


A menudo es común escuchar frases como “el dinero no alcanza para nada” o “así como llega el sueldo, así mismo se va”, las cuales en estos tiempos tienen mucha validez por cuenta de una inflación por las nubes, la guerra en Ucrania y la inestabilidad de los mercados, que principalmente están golpeando las exportaciones.


No obstante, si bien estos factores influyen, también existe uno que normalmente pasa desapercibido y es tan importante o incluso más que las coyunturas mencionadas. Se trata del correcto uso y organización de los gastos, uno de los hábitos financieros más recomendados por los expertos a la hora de fortalecer las finanzas personales.


Una buena salud financiera se puede convertir en el mejor aliado de las personas cuando se asoman los tiempos de crisis y hay que reducir gastos o enfrentar eventualidades que exigen usos de un dinero que no se tenía presupuestado. Según los expertos, saber cuánto se tiene y cuánto se gasta es primordial para evitar que la plata se esfume sin saber en qué.


Expertos como Laurence J. Kotlikoff, profesor de economía de la Universidad de Harvard, hna publicado en varios artículos una serie de recomendaciones para que las personas empleen mejor su dinero y no solo logren que les alcance hasta fin de mes, sino que les alcance para ahorrar e invertir.


Pensar en el futuro: entender que se pueden presentar imprevistos, gastos no contemplados o emergencias que obliguen a gastar ese dinero que no se tenía pensado. Así las cosas, si existe un ahorro, por ejemplo, se puede recurrir a este sin necesidad de endeudarse. En este punto también vale la pena revisar si se está en un trabajo adecuado, con buen salario y estabilidad.


Hacer un presupuesto: en el que se detallen hasta los gastos hormiga, que es por donde generalmente se va el dinero. Siguiendo este consejo, las personas podrán conocer cuánto tienen, cuánto gastan y si es necesario hacer ajustes al flujo del dinero, restringiendo esas fugas económicas (lujos y antojos innecesarios) que no permiten pensar en otras cosas más importantes.


Evitar tener muchas tarjetas de crédito: ya que uno de los errores más frecuentes es no tener presente que estas son un crédito de consumo, que acarrean intereses, y no una herramienta para vivir por encima de las capacidades financieras. Abusar de las tarjetas de crédito puede llevar a las personas a un sobreendeudamiento y posteriormente a una crisis.


Ser consistente con el ahorro: gastar todo lo que se gana o recibe mensual o quincenalmente evita que se tengan reservas para enfrentar imprevistos y, en caso de que sucedan, las personas tienen que recurrir a endeudarse. Además, cuando se tienen ahorros, se puede pasar al siguiente nivel, que es invertir y de esta forma generar ingresos adicionales, ya sea a nivel personal o familiar.


Establecer metas: de esta forma, las personas estarán mucho más motivadas a usar mejor el dinero y evitarán caer en tentaciones que afecten la posibilidad de ahorrar. Estas metas pueden ir desde comprar una casa, un carro, estudiar, realizar un viaje o acumular el capital necesario para empezar un negocio.


Aplicar la ley de las cuatro preguntas: este consejo se aplica a la hora de sentir el impulso de comprar algún producto que tal vez sea innecesario. Antes de hacerlo, Kotlikoff recomienda que las personas se cuestionen: “¿realmente lo necesito?”, “¿necesito tenerlo hoy?”, “¿qué pasa si no lo compro?” y “¿por qué he podido sobrevivir sin eso hasta ahora?”.


Pensar antes de adquirir un crédito, no jubilarse antes de tiempo y siempre analizar todas las alternativas antes de tomar una decisión financiera son otros de los consejos que da este experto para optimizar el uso del dinero. Todos, encaminados a mantener un flujo constante de dinero y evitar caer en deudas innecesarias.


El último consejo de este académico de Harvard es comprar casa, así no sea para vivir en ella. Laurence J. Kotlikoff recordó que el mercado de bienes raíces es uno de los más robustos en la actualidad y ofrece muchas seguridades a futuro. Además, si la vivienda se usa para residir, permite el ahorro de gastos como el arriendo.

semana.com

118 visualizaciones